Hay una regla de oro en todas las empresas que están creando entornos seguros de trabajo y lugares felices para trabajar: la Felicacia  (felicidad + eficiacia) no es posible si el máximo responsable sólo se centra en buscar beneficios o el retorno de la inversión.

La felicidad va camino de convertirse en el nuevo marketing, pero la paradoja es que no se puede conseguir con elementos externos, sino que parte del interior: de un aumento de la consciencia. De manera que una organización tiene el nivel de consciencia que tiene su máximo responsable.

La última edición de la Madrid Woman’s Week nos dejó un delicioso coloquio en el que dos CEO relataron los motivos por los que han impulsado la felicidad en sus organizaciones. Gabriel Sáez Irigoyen, CEO del Grupo Ingesport, relató cómo un día decidió poner a las personas por delante de los resultados, y la felicidad se ha convertido en un motivo de diferencia en la red de centros deportivos que dirige.

Jaime Colsa, CEO de Palibex, contó la experiencia de una empresa de la que ningún empleado se quiere ir, y todo porque un día su máximo responsable quiso poner todo de parte para que su empresa fuera un lugar en el que diera gusto trabajar. El resultado lo tiene cada día, cuando disfruta de relacionarse con gente que es feliz en su trabajo. Y, sobre todo, cuando le comentan: ¿por qué mi jefe no será como tu?

 

Los nuevos ‘líderes felicidad’

La búsqueda de un lugar de trabajo feliz, que parte de arriba, se extiende a toda la organización. Tras el cambio de creencia, a partir de un cambio de consciencia de sus responsables, llegan acciones inspiradoras. En Ingesport, todos los empleados cuentan con  fisioterapeuta y nutricionista como parte de los servicios que le ofrece la empresa. Los empleados se han convertido en los principales stakeholders de las organizaciones, no los accionistas.

Son ejemplos del nuevo estilo de liderazgo del siglo XXI, un líder felicidad que busca más crear un entorno seguro, y un lugar en el que apetece trabajar, que un par de puntos extra de beneficios. También aquí los tenemos.

 

¿Qué es la felicacia?

El siglo XXI avanza a base de fusionar aparentes paradojas, como caos y orden (Kaórdico), y extraer lo mejor de ambas conceptos. Otra de esas paradojas es felicacia, que ataca de raíz una creencia que todos tenemos muy adentro: el trabajo es duro. ¿Te acuerdas del ‘Es una lata el trabajar’?

El significado de felicacia lo explicaron dos mujeres expertas en el desarrollo de personas y empresas enfocadas en personas, Ofelia Santiago y Pilar Gómez Acebo. Para Ofelia Santiago, la felicacia “no es implantar una técnica (como el mindfulness), sino que implantar valores que prioricen la bondad, el bien común y hacer algo hermoso con esa empresa, para que tenga un aporte a la sociedad”.

Aquellos dirigentes que busquen mayor rentabilidad, deben saber que la felicacia no es para ellos. Según Pilar Gómez Acebo, es “generar riqueza antes que ganar dinero”.  La felicacia va de tener una misión y un propósito para servir y aportar a la sociedad

No quiero terminar, sin agradecer a Carmen García y Salvador Molina, que hace ya 8 años se lanzaron en una iniciativa pionera en dar voz al papel de la mujer y su importancia en la sociedad, a través de la Madrid Woman’s Week.