Cuando un cliente dice ‘quiero una empresa tea’, ¿sabe realmente las implicaciones, sobre todo personales, que eso implica?